Nacionalismo inmoral, democracia imperfecta

Dolor, estupefacción, desolación, no se si existen palabras que puedan  describir lo que sentí al saber que un parque infantil en Hernani tiene el nombre de uno de los asesinos de mi padre.

Al meditar sobre ello me he avergonzado de mi país, he sentido un profundo bochorno porque el sacrificio de una vida, de tantas vidas, únicas, irrepetibles, insustituibles no hayan merecido siquiera que los representantes del Estado por cuya defensa e integridad murieron, impidan que se veje de una forma tan atroz su memoria y su dignidad.

Una vez conocida la terrible realidad de que en un pueblo de España los niños crecen, juegan y se columpian en un parque dedicado a un criminal, supe que esto ocurre desde hace ventiséis años. Ventiséis años de impunidad,  ventiséis años de desidia, ventiséis años de indiferencia, ventiséis años de complicidad. Ventiséis años que explican por qué nos está costando tanto vencer al terrorismo.

Y mientras nuestra familia, como tantas otras, se sobreponía al sufrimiento para seguir adelante, mientras nuestra madre –verdadero ejemplo de coraje y dignidad- se rebelaba ante el olvido y la marginación de las víctimas, ante la indiferencia de nuestros gobernantes y la hipocresía del nacionalismo, en ese parque infantil crecían varias generaciones de niños considerando que aquel que mereció el honor de que le dedicasen el nombre del parque era un ejemplo a seguir, un héroe frente al “estado opresor”.

No me sorprende que el Gobierno nacionalista Vasco consienta estas afrentas a las víctimas del terrorismo, está en su línea, es lo previsible dada su trayectoria y su más que demostrada falta de moralidad. Pero si me duele profundamente la pasividad de las instituciones democráticas españolas. Si no lo sabían, algo grave falla en el engranaje democrático y si lo sabían ¿por qué lo han permitido?

Es demoledor comprobar que las instituciones que representan a la Nación por la que las víctimas han entregado su vida, no dan la relevancia debida a asuntos como este que hieren no solo la sensibilidad de las personas afectadas sino también la de la sociedad en su conjunto. Para vencer al terrorismo, tenemos que lograr que sus ideas no se propalen, tenemos que poner coto a la preponderancia del fanatismo nacionalista que pretende convertir a los asesinos en héroes, conculcando los principios éticos más elementales. Si no libramos la batalla de los símbolos, la de la cultura, la de la moral, seguirá manteniéndose el caldo de cultivo del que nacen como setas nuevas hornadas de fanáticos dispuestos a matar.

Como familia agraviada nos hemos visto obligados –puesto que por iniciativa propia nada habían hecho- a solicitar a la Fiscalía General del Estado, al Delegado del Gobierno en el País Vasco y al Defensor del Pueblo que actúen para poner fin a estas lacerantes situaciones que están ocurriendo en bastantes municipios vascos y navarros. El Defensor del Pueblo ha admitido a trámite nuestra demanda y ha iniciado las actuaciones oportunas ante los organismos administrativos competentes. Esperamos ahora la respuesta de la Fiscalía y del Delegado del Gobierno confiando en que no nos tendremos que  ver obligados a tener que defender el honor de nuestros familiares asesinados sin su apoyo. Queremos poder seguir creyendo en nuestro país, en nuestra democracia y en sus instituciones, a pesar de los desengaños.

He de decir que lo que más ánimo y fuerza nos da para seguir adelante es la sociedad civil, los españoles, los movimientos cívicos, que con su calor, su cercanía y su solidaridad nos demuestran cuan lejos está en ocasiones la sensibilidad social de los maniqueos intereses de ciertos políticos que solo mueven ficha cuando les conviene.

 

Anuncios

Acerca de Ana Velasco Vidal-Abarca

En este blog pretendo recoger mis reflexiones sobre el irreparable daño que ha causado el terrorismo en España y sobre la necesidad de que no obtenga réditos sociales ni políticos por sus crímenes. Pretendo denunciar las complicidades, las omisiones, los errores que han rodeado el combate contra el terrorismo separatista vasco y pretendo reclamar el derecho irrenunciable de las víctimas a la justicia y la obligación del Estado de Derecho de garantizar la igualdad, la libertad y la seguridad de todos los españoles.
Esta entrada fue publicada en Terrorismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s