No somos como ellos

Publicado en El Mundo el 18 de agosto de 2012.

Una vez más, Eta ha tomado la iniciativa y ha aprovechado la situación personal de uno de sus despiadados asesinos para hacerse propaganda durante el verano, estimular a sus simpatizantes y mantener la cohesión y la moral bien altas.
Exigen lo que no dan, nos acusan de lo que son ellos y presionan incansables para que la miserable caterva que cumple condena por sus execrables crímenes salga de las cárceles para ser pronto concejales de sus pueblos.
No somos como ellos. Nosotros no nos ensañamos con las penas que imponemos a los delincuentes –en el caso de los etarras ocurre más bien al contrario-, no somos torturadores, no tenemos, ni queremos tener, pena de muerte en nuestro Código Penal. Nuestro sistema penitenciario se orienta a la reinserción y con los terroristas hasta extremos que sobrepasan la ingenuidad. Les hacemos planes a medida para facilitar al máximo su rehabilitación social, incluso a costa de vulnerar el derecho a la justicia de las víctimas y de mirar hacia otro lado ante la clamorosa evidencia de la ausencia absoluta de arrepentimiento de la inmensa mayoría de los gudaris del terror y del orgullo que por ellos sienten sus acólitos. Y ellos, a cambio, se burlan de nosotros, nos someten a pulsos predecibles y neutralizables y los ganan.
Qué nos importa que el tal Bolinaga, que truncó las jóvenes vidas de los guardias civiles Mario Leal Vaquero, Antonio López y Pedro Galmares y torturó sin piedad a Ortega Lara, se vaya al infierno desde la cárcel o desde su casa, rodeado de esa jauría –ahora legal- que jalea sus crímenes. Nosotros no nos encarnizamos con nadie, ni siquiera con el más execrable espécimen humano, somos infinitamente superiores moralmente a ellos. Pero nos lo tenemos que creer y lo tenemos que demostrar, sin complejos.
Tenemos delante el desafío fundamental de impedir que Eta consiga su objetivo de poner en el centro del debate político un asunto, el de los presos, del que no hay nada de que hablar. Tenemos que evitar que sus presiones, sus estrategias, su manipulación, les resulten eficaces. Sin embargo, una vez más, no hemos sabido anticiparnos, una vez más, vamos a rebufo del dictado de Eta. Por eso, el moribundo terminal dice con seguridad “vamos muy bien”, lo que significa que nosotros vamos muy mal.
Ya han conseguido estar en las instituciones, gravísimo error que les ha dado alas. No sigamos cediendo a sus exigencias sin fin. Sepamos defender con convicción nuestro Estado de Derecho y no permitamos que seres de trayectoria infame nos acusen de parecernos ni remotamente a ellos.

Anuncios

Acerca de Ana Velasco Vidal-Abarca

En este blog pretendo recoger mis reflexiones sobre el irreparable daño que ha causado el terrorismo en España y sobre la necesidad de que no obtenga réditos sociales ni políticos por sus crímenes. Pretendo denunciar las complicidades, las omisiones, los errores que han rodeado el combate contra el terrorismo separatista vasco y pretendo reclamar el derecho irrenunciable de las víctimas a la justicia y la obligación del Estado de Derecho de garantizar la igualdad, la libertad y la seguridad de todos los españoles.
Esta entrada fue publicada en Terrorismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s