Ana María Vidal-Abarca, una mujer imprescindible

Por Paulino Baena.

Publicado en La Razón, el 23 de junio de 2015.

Creo, sinceramente, que este mundo merece la pena sólo porque por él han pasado personas de la talla humana de Ana María Vidal-Abarca. Nadie mejor que ella para reconciliarte con la vida, para ponerte mirando allí donde debes concentrar tu atención y dejar de atender a esos ruidos cercanos, cotidianos, casi siempre de orden material, que no hacen otra cosa que distorsionar, a veces hasta conseguir ocultar aquello que verdaderamente importa.

Los que hemos tenido la inmensa suerte de conocerla, de tratarla, sus familiares –entre los que me encuentro- siempre hemos mirado hacia ella como una fortaleza moral. Su figura se elevaba sobre nosotros como un faro, cuyo haz de luz iluminaba el camino a seguir. Dispuesta a minimizar los problemas de cualquiera que se le acercara, porque, como solía decir “siempre hay muchas cosas por las que dar gracias”; alguien a quien recurrir, que te ofrecía su apoyo sincero, una ayuda desinteresada que te reconfortaba, que te pintaba una realidad diáfana por la que manejarte sin tropezar.

Natural de Vitoria, donde había nacido en 1938, Ana María sufrió la pérdida de su marido Jesús Velasco Zuazola, comandante de Caballería y jefe del Cuerpo de Miñones de Álava, asesinado en cobarde atentado terrorista, en enero de 1980. Eran los llamados “años de plomo” donde los afectados por la lacra del terror, lejos de recibir el consuelo y la solidaridad de la sociedad y del Estado, padecían una segunda victimización en forma de olvido, cuando no de rechazo y desconsideración. Ana María, paso a paso, con escasísimos medios y apoyos iniciales, iba a cambiar esa vergonzante dinámica.

Tras la tragedia sufrida, levantó su casa de Vitoria, dejó atrás su ciudad, su tierra, sus familiares y amigos, y recaló en Madrid con sus cuatro hijas menores de edad. Al año siguiente de su llegada a la capital, 1981, fundó, junto a la ya fallecida Isabel O´Shea y Sonsoles Álvarez de Toledo, la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), una organización que ha realizado un trabajo encomiable, en sus 34 años de existencia, ayudando a cientos de familias damnificadas por el terror.

Ana consagró su vida, además de a su familia, a luchar por la dignidad de las víctimas del terrorismo. Una labor continuada a lo largo de los años, con un compromiso personal del que dejó sobradas muestras. Presidió la AVT entre 1989 y 1999 y después lideró también la Fundación de Víctimas del Terrorismo, entre 2001 y 2005. Su trabajo, su constancia y su empuje lograron, final y felizmente, que los españoles golpeados por el terror recibieran la atención y el reconocimiento que merecían.

Ana María Vidal-Abarca constituye un ejemplo de lucha por la justica, un referente moral de coraje frente a la iniquidad. Su serenidad en situaciones difíciles, su sentido de la honestidad, su generosidad para dar consuelo y reconfortar a las personas que sufrían, eran el reflejo de una persona con un corazón limpio y bondadoso.

Cada vez que utilizo un verbo en pasado refiriéndome a ella siento una profunda tristeza. Su ausencia nos deja un vacío hondo donde resuena el eco de su voz firme y tierna, mientras en nuestra mente aparece su sonrisa sincera y contagiosa. Como dijo una sobrina suya en el remolino de dolor y lágrimas que se organizó alrededor de su lecho postrero, “ha sido el sentido común hecho mujer”. Posteriormente, en el tanatorio de Tres Cantos, donde se le rindió el homenaje madrileño que merecía, y antes de trasladar sus restos a su ciudad natal, Vitoria, para recibir sagrada sepultura, una conocida periodista y escritora, amiga de la familia, la calificó de la manera que tomo prestada para el titular de este modesto texto de homenaje: “Una mujer imprescindible”.

Sencilla al tiempo que elegante por dentro y por fuera, Ana María deja cuatro hijas y doce nietos que mantendrán viva su memoria como un ejemplo de abnegación y fortaleza frente a la adversidad. Para todos sus familiares, para sus amigos y amigas -ella era la amiga soñada por su generosidad y empatía con quienes le rodeaban-, y para una legión de sinceros admiradores, Ana María Vidal-Abarca deja, con su trayectoria vital, una lección de integridad  que nos servirá para tratar de ser mejores cada día. También para pintarle una sonrisa a la vida.

Tristemente, nos ha dejado, rodeada del cariño de los suyos, con la esperanza de reencontrarnos en un mundo hecho a su imagen y semejanza,  en el que la generosidad sea la ley. Y que se cumpla. Un estado de bondad en el que hacernos fuertes para siempre.

En la mañana del miércoles 17 de junio, un día fresco de primavera norteña, con su noble alma volando ya hacia la eternidad, entregamos a su tierra vasca su cuerpo de mujer sin doblez, envuelto en la bandera de España, en un homenaje postrero a quienes derramaron su sangre por esa enseña y por cuya memoria ella tanto luchó.

De todo corazón, gracias Ana.

 

Anuncios

Acerca de Ana Velasco Vidal-Abarca

En este blog pretendo recoger mis reflexiones sobre el irreparable daño que ha causado el terrorismo en España y sobre la necesidad de que no obtenga réditos sociales ni políticos por sus crímenes. Pretendo denunciar las complicidades, las omisiones, los errores que han rodeado el combate contra el terrorismo separatista vasco y pretendo reclamar el derecho irrenunciable de las víctimas a la justicia y la obligación del Estado de Derecho de garantizar la igualdad, la libertad y la seguridad de todos los españoles.
Esta entrada fue publicada en Ana María Vidal-Abarca. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ana María Vidal-Abarca, una mujer imprescindible

  1. Geppetto dijo:

    http://www.libertaddigital.com/espana/2015-07-07/vidal-abarca-reprocha-al-gobierno-que-sea-debil-ante-eta-1276552331/
    Geppetto El Rebelde · Mejor comentarista
    Ana Velasco ha dicho lo que tenia que decir y lo ha dicho de forma seria, impecable y educada.
    Rajoy se ha encontrado frente a la verdad de su trayectoria política y ha salido malparado, Velasco le ha zarandeado donde mas duele y delante de todo el mundo, de nada le ha servido el intento de parapetarse tras lo que queda de la AVT con Pedraza a la cabeza.
    Esta señora en todo el extenso termino de la palabra es la digna hija de unos padres que dieron todo lo que tenían en la defensa de España, gracias a gente como ella aun confió en algunos españoles y se que la raza que hizo inmortales a los españoles aun perdure.
    Frente a la mugre que representan Fernández, Rajoy demás caterva la limpia mirada y la mas alta concepción de la ética y la moral que representa Ana Velasco Vidal-Abarca
    Gracias Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s