Por qué no vamos

Publicado en El Correo el 8 de enero de 2016
El Ayuntamiento de Vitoria ha organizado un homenaje a nuestro padre, Jesús Velasco Zuazola, asesinado por Eta el 10 de enero de 1980, en el marco de un proyecto que llevará a cabo durante todo el año 2016 para recordar a todas las “víctimas de vulneraciones del derecho a la vida” ocurridas en la ciudad entre 1960 y 2010. Desgraciadamente, nos sentimos moralmente obligadas a no acudir porque creemos que tras el aparentemente loable gesto de honrar la memoria de las víctimas del terrorismo en la ciudad de Vitoria, se esconde la intención de diluir la terrible responsabilidad criminal de Eta en un magma de violencias puestas en un mismo plano. Nosotras –que sabemos que la vida humana es sagrada- también sabemos que los asesinatos con intencionalidad política fríamente planificados y ejecutados con infinita crueldad, maldad y cobardía por parte de una banda terrorista, a lo largo de décadas, no tienen absolutamente nada en común con un homicidio cometido por un policía borracho, ni con trágicos errores sin intencionalidad previa.

La nomenclatura empleada por la Secretaría General para la Paz y la Convivencia del Gobierno Vasco en sus “Retratos municipales de las vulneraciones del derecho a la vida en el caso vasco. Vitoria-Gasteiz 1960-2010” no deja lugar a dudas. El significado real de la palabra vulneración es “transgresión, quebranto, violación de una ley o precepto” y también “daño o perjuicio”, mientras que asesinato se define como “crimen alevoso o premeditado”. ¿Por qué el Gobierno Vasco retuerce el significado de las palabras? ¿Por qué trata de minimizar la brutal realidad de los cientos de asesinatos, la coacción, el miedo, la falta de libertad que hemos padecido los vascos a causa del terrorismo de Eta y de la que tan avergonzados nos deberíamos sentir?¿Por qué se empeña en elaborar informes y organizar actos para igualar a militares, policías y guardias civiles que tantas vidas han entregado y tan valientemente han combatido el terrorismo con los abyectos criminales que han quebrantado salvajemente nuestra convivencia y nuestra libertad? ¿Por qué dedican tantos recursos a disfrazar u ocultar la verdad? ¿Qué escenario final pretenden construir?

Lamentamos profundamente cada muerte injusta, cada pérdida de cada persona acontecida de forma no natural, pero si las instituciones vascas quieren rendir homenaje a las víctimas de las “vulneraciones del derecho a la vida” no deberían olvidarse de las víctimas de la violencia machista que seguro que entre 1960 y 2010 han sido muchas o de las causadas por reyertas o enfrentamientos en los que no estén implicados policías que seguro que también habrá bastantes. Nos parece perverso y ofensivo el intento de equiparar el crimen organizado con el agravante de su intencionalidad política con cualquier otro tipo de muerte violenta. Creemos que las víctimas de Eta merecen por si mismas, sin ser difuminadas, el reconocimiento agradecido de toda la sociedad y que no se debe –y mucho menos desde las instituciones –facilitar coartadas que puedan dar una explicación justificadora de la existencia de Eta. A ese fin mezquino, las hijas de un militar alavés y español, que sirvió siempre con nobleza y lealtad a su país y amó profundamente a su tierra alavesa, jamás nos podremos prestar.

Ana, Begoña, Inés y Paloma Velasco Vidal-Abarca

Anuncios

Acerca de Ana Velasco Vidal-Abarca

En este blog pretendo recoger mis reflexiones sobre el irreparable daño que ha causado el terrorismo en España y sobre la necesidad de que no obtenga réditos sociales ni políticos por sus crímenes. Pretendo denunciar las complicidades, las omisiones, los errores que han rodeado el combate contra el terrorismo separatista vasco y pretendo reclamar el derecho irrenunciable de las víctimas a la justicia y la obligación del Estado de Derecho de garantizar la igualdad, la libertad y la seguridad de todos los españoles.
Esta entrada fue publicada en Terrorismo. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Por qué no vamos

  1. Alberto Sánchez Bravo dijo:

    Dña. Ana Velasco,
    quisiera simplemente dirigir a Vd. una carta personal vía correo electrónico. Sin embargo, no dispongo de su email. ruego a Vd. se sirva de facilitármelo (yo le pongo el mío en el registro de este comentario).
    Muy agradecido, me despido teniendo siempre presentes en el corazón a aquellos que han muerto por defender España.

  2. Jon Fernández de Landa Magarín dijo:

    Estimada Ana, he leído vuestra carta en el Correo esta noche y sólo quería daros las gracias por transmitirnos con vuestro testimonio la energía y el ánimo necesarios para seguir defendiendo nuestra libertad. La estatura moral de una sociedad se mide por hechos y actos realizados por ciudadanos como vuestro padre. Nunca podré estar a la altura de su valentía y tenacidad, pero su ejemplo me ayuda a perseverar y defender los ideales alaveses, tantas veces denostados por políticos vascos. Un fuerte abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s