De cinco en cinco

Publicado en El Mundo el 9 de febrero de 2021

“¿Qué se puede decir de una chica de 25 años que ha muerto? ¿Que era bonita, inteligente? ¿Que le gustaban Mozart y Bach, los Beatles y yo?”. Ese es el inicio universalmente conocido de una triste historia de amor. La muerte a destiempo siempre es trágica, siempre deja tras de sí un rastro de dolor mucho más intenso, una sensación de injusticia, de rebeldía, de incomprensión. Porque creemos que la muerte debe llegar al final del camino, apacible, esperada, aceptada. 

Pero en ocasiones viene antes, de improviso, y no viene sola, la traen la maldad, la mano y la mente de seres perversos que arrancan vidas de veinticinco años o de cuarenta que aman, sueñan, les gusta la música y cuidan de sus familias. Son vidas truncadas, vidas rotas, vidas sin vivir de las que no se han escrito historias bonitas, vidas olvidadas, vidas que incomodan. Pero desde sus fotografías de carnet en blanco y negro, sus caras, sus sonrisas, su juventud, sus ojos  siguen mirándonos inocentes ¿Cómo no sentir dolor o compasión? ¿Cómo no pensar en la injusticia de sus muertes? 

Son muchas las vidas que el terrorismo ha destruido en España, muchas las familias mutiladas, muchos los asesinos sin alma. Y poco el tiempo que ha pasado. Las viudas están ahí, los huérfanos también, los hermanos, los amigos. Y también la sociedad, tantos años golpeada, sigue ahí, vulnerable, expuesta a lo que quieran hacer de ella. ¿Y qué quieren hacernos?¿Qué nos están haciendo?¿En qué quieren convertirnos? España ha tenido cientos de mártires cuyas vidas han servido de parapeto de la libertad y de la democracia. Esos mártires no pueden caer en el olvido ni ser arrinconados para que los criminales que los mataron vivan cómodamente y en libertad anticipada. 

En el año 2008, setecientos sesenta y dos terroristas estaban en prisión. Hoy quedan ciento noventa y cinco. Cada viernes, de cinco en cinco, los trasladan de cárcel como paso previo a su excarcelación, para la que se elaboran todo tipo de beneficios penitenciarios a la medida. Ya no disimulan. Quizá creen que han logrado convertirnos en esa sociedad silente y anestesiada que desean. Puede ser, lo intentan con ahínco. De cinco en cinco van perpetrando su plan, su proyecto trazado en connivencia con los propios criminales. De cinco en cinco hasta la consumación final. Y aún se atreven a reprochar con soberbia a las familias, a las asociaciones que todavía se atreven a alzar la voz y a protestar, que no  acepten con  sumisión la obligación de callar. 

En 2013 una caravana de autobuses visitó los lugares del País Vasco en los que se habían cometido asesinatos para honrar a los que allí cayeron. Fueron recibidos al grito de “los vuestros en el hoyo y los nuestros en casa”. ¡Qué clarividencia! Ya sabían lo que iba a pasar, el camino estaba trazado. 

Desde hace tres años, al menos ciento un terroristas han vuelto a sus casas en loor de multitudes, vitoreados y homenajeados. Impunemente. Mientras, las familias de las víctimas sufrimos impotentes y desesperadas la iniquidad de que se esté arrumbando el significado profundo de su sacrificio, de que nos desprecien y nos humillen, de que nos nieguen la justicia penal y moral. ¿Qué se puede decir de cientos de personas que han sido asesinadas? ¿Que murieron por España y por su libertad? ¿Que honraremos su memoria? ¿Que les haremos  justicia? o que aceptamos impotentes y resignados que de cinco en cinco el abandono y la traición caigan sobre ellos.

 ¿Qué se puede decir?

Acerca de Ana Velasco Vidal-Abarca

En este blog pretendo recoger mis reflexiones sobre el irreparable daño que ha causado el terrorismo en España y sobre la necesidad de que no obtenga réditos sociales ni políticos por sus crímenes. Pretendo denunciar las complicidades, las omisiones, los errores que han rodeado el combate contra el terrorismo separatista vasco y pretendo reclamar el derecho irrenunciable de las víctimas a la justicia y la obligación del Estado de Derecho de garantizar la igualdad, la libertad y la seguridad de todos los españoles.
Esta entrada fue publicada en Terrorismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s